PARTO EN AGUA

Seguramente has escuchado hablar de los diferentes tipos de partos que hay. Humanizado, respetado, vertical, orgásmico, horizontal o en agua.

Hablemos de los beneficios que una mujer puede experimentar al optar por el parto en agua. Obtiene el ambiente de calma, el agua hace sinergia con las hormonas que favorecen el desarrollo del parto, éstas se secretan con mayor facilidad (endorfinas y oxitocina) y a la vez se disminuye la secreción de hormonas de estrés (catecolaminas); el uso del agua reduce notablemente el uso de intervenciones médicas, hay algunas que incluso quedan eliminadas del contexto como la episiotomía tan temida por algunas mujeres o el uso de analgesia.

Hablar de parto en agua es hablar de experiencias muy saludables para las madres y los bebés, por supuesto hay protocolos que seguir, pero los médicos que lo practican, tanto Ginecólogos como Pediatras evalúan los resultados del nacimiento mucho mejor.

Las mamás que alrededor del mundo tienen la opción de un parto acuático, tienen más control de la experiencia de parir, esto nos da como resultado que como sociedad recobremos la confianza en el proceso natural de nacimiento con la ventaja de experimentar mucho menos dolor sin perder supervisión médica. Es por esto por lo que la variante más exitosa del parto humanizado sea hoy en día un parto en agua.

LCCE Pamella Machuca Berdejo

Educadora Perinatal/ Doula